Pancreatitis canina: síntomas de pancreatitis en perros

El dolor abdominal seguido de diarrea y pérdida de apetito son algunos de los síntomas más comunes de la pancreatitis canina.


El páncreas es un órgano glandular pequeño que se encuentra cerca del estómago. Su función principal es la producción de enzimas que ayudan a digerir los alimentos. La pancreatitis canina es una enfermedad dolorosa que resulta en la inflamación (hinchazón) del páncreas. Como resultado, las enzimas digestivas comienzan a fugarse y causar un dolor abdominal de moderado a severo .

Tipos de pancreatitis canina

La pancreatitis canina puede ser ya sea aguda (grave) o crónica. El primer tipo se produce de repente y requiere un tratamiento inmediato, mientras que, en este último caso, los síntomas empeoran gradualmente, dando lugar a un daño irreversible en el páncreas.

Síntomas

Inicialmente, los síntomas son leves, pero con el paso del tiempo, se convierten en graves e insoportables. El dolor abdominal es un síntoma común de la pancreatitis canina. Otros síntomas leves incluyen:

  • Falta de apetito
  • Postura encorvada con los hombros hacia delante y la cabeza inclinada hacia abajo.
  • Diarrea
  • Depresión
  • Vómitos y náuseas
  • Abdomen hinchado
  • Fiebre
  • El color de las excreciones cambia a amarillo extraño.

A medida que la condición empeora, los síntomas observados son:

  • Deshidratación (los caninos deshidratados  tienen los ojos hundidos y la boca seca)
  • Dificultad para respirar
  • Arritmias cardíacas
  • Inflamación de los órganos que rodean el páncreas.
  • Infección y hemorragias en todo el cuerpo.

Comportamiento de los perros afectados con pancreatitis

  • Los perros con pancreatitis no pueden caminar correctamente debido al dolor abdominal.
  • Además, el perro no descansa en una sola posición durante mucho tiempo. Mientras se está acostado, el perro a menudo cambia la posición de reposo para reducir el malestar abdominal.
  • Es probable que su mascota se queje o lamente por la incomodidad abdominal.
  • A pesar de no tener actividad física, el perro puede respirar pesadamente.

Causas

Hay una serie de factores que pueden desencadenar este trastorno en perros. Las enzimas digestivas secretadas por el páncreas se activan sólo en el intestino delgado. Sin embargo, si estas enzimas se activan prematuramente en el páncreas, entonces esto puede resultar en el páncreas inflamado. Una dieta poco saludable también puede llevar al desarrollo de la pancreatitis en perros. Los perros alimentados con sobras de mesa son más susceptibles a esta enfermedad. Los perros que sufren de hipotiroidismo y epilepsia tienen mayores probabilidades de desarrollar pancreatitis que sus contrapartes sanos.

Las causas comunes de la pancreatitis en perros son las siguientes:

  • Obesidad
  • Trauma, tal como una lesión abdominal grave.
  • Comidas ricas en grasas
  • Comida antihigiénica (comer comida basura)
  • Infecciones que dañan el páncreas.
  • Ciertos medicamentos como los corticoesteroides sintéticos, utilizados para tratar enfermedades como la artritis canina y el bromuro de potasio prescrito para controlar convulsiones.
  • Trastornos metabólicos, como la hiperlipidemia, donde la cantidad de grasa en el torrente sanguíneo de su perro es alta. El páncreas trata de eliminar estas grasas, por lo que las enzimas digestivas se secretan en exceso. Esto resulta en la inflamación del páncreas.
  • Diabetes

Tratamiento

Los medicamentos que se usan comúnmente para tratar la pancreatitis en perros incluyen antibióticos, analgésicos y antieméticos. Estos medicamentos ayudan a controlar el dolor. Con el fin de prevenir la recurrencia de la pancreatitis, a los perros no se les debe dar alimentos con alto contenido de grasa. Dar descanso al páncreas es esencial para curar esta enfermedad. Esto sólo es posible cuando el alimento o el agua no se toma por vía oral de 2 a 5 días o más. El perro se pone en líquidos por vía intravenosa hasta que los episodios de vómitos pasen. La intervención quirúrgica será necesaria en los casos de complicaciones intestinales o inflamación grave del páncreas.

Diagnóstico

Un análisis de sangre que confirma una alta cantidad de enzimas lipasa y amilasa que circulan en el torrente sanguíneo es una indicación de la pancreatitis. Más específicamente, la prueba que determina una anormalmente alta cantidad de lipasa pancreática es una prueba fiable cuando se trata de diagnosticar la pancreatitis canina.

Cumplir con las necesidades nutricionales de los perros ayudará a que el páncreas se cure. Una dieta baja en grasa y alta en fibras es primordial para la gestión de la enfermedad y ayudará al páncreas de su perro a recuperarse.

1 comment on Pancreatitis canina: síntomas de pancreatitis en perros:

  1. Javier ruiz octubre 21, 2015 5:36 am

    Buenos artículos sobre mascotas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *