Síntomas de la fiebre del Valle canina

Los síntomas de la fiebre del valle canina son similares a los de otras enfermedades respiratorias en los perros. Esta es una condición seria de salud que requiere atención médica inmediata. Vamos a entrar en los detalles de los síntomas de la fiebre del valle canina que le ayudarán a detectar el problema desde el principio.


Los dueños de mascotas que viven en la zona desértica del sudoeste a menudo se preocupan acerca de la fiebre del valle canina. Esto se debe a que se trata de una infección grave del perro que es muy común en las zonas polvorientas de los Estados Unidos. Las regiones desérticas del suroeste como Arizona, California, Nuevo México y Texas son los jardines florecientes para el hongo que provoca este problema de salud. Por lo tanto, es muy importante para todos los propietarios de perros en estas regiones que se eduquen en cuanto a los síntomas de la fiebre del Valle canina.

Causas
La fiebre del Valle canina es una enfermedad fúngica muy grave y potencialmente mortal en los perros. Esta enfermedad es causada por Coccidioides immitis, un hongo que es común en las regiones secas del desierto de los Estados Unidos. Este hongo produce esporas que permanecen latentes en el suelo y la arena. Se reproducen sólo después de la lluvia y el hongo libera más esporas en el medio ambiente. Un perro que inhala las esporas durante la reproducción o la excavación en el suelo o la arena, se vuelve susceptible a la infección. Se ha encontrado que la inhalación de menos de 10 esporas también puede llevar a una leve fiebre del valle canina en perros. Los perros con un sistema inmunológico débil están particularmente bajo riesgo de caer presa de esta infección fúngica sistémica.

Síntomas
La fiebre del Valle canina se presenta en dos formas. Esto incluye la forma leve, también llamada la forma primaria, y la forma diseminada. Después de la inhalación de las esporas, estas se desarrollan en esférulas. Estas son las grandes estructuras multicelulares que estallan liberando muchas endosporas dentro del cuerpo. La forma primaria de la enfermedad se produce cuando la enfermedad se limita sólo a los órganos de la respiración, es decir, los pulmones. El perro sufre de tales síntomas respiratorios como –

  • Tos seca continua
  • Fiebre (más de 102 ° F)
  • Pérdida de apetito
  • Letargo

Una infección severa puede llevar a la pérdida excesiva de peso y una neumonía grave. Cuando la enfermedad comienza a extenderse a otros órganos del cuerpo, se conoce como la forma diseminada. Las esférulas reproducen y derraman las endosporas en el torrente sanguíneo. Por lo tanto, estas esporas son capaces de viajar a otros órganos, lo que lleva a la propagación de la infección. La enfermedad se disemina a los huesos y las articulaciones causando el cojeo del perro. Incluso puede propagarse al cerebro, lo que lleva a convulsiones. Los síntomas de la forma diseminada de la fiebre del valle canina incluyen –

  • Inflamación de las extremidades
  • Dolor en el cuello o la espalda
  • Convulsiones
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Ulceraciones cutáneas
  • Inflamación de los ojos

Diagnóstico de la fiebre del Valle canina
Si usted nota cualquiera de los síntomas anteriores de la fiebre del valle canina, es importante llevar a su perro a un veterinario para un diagnóstico adicional. El veterinario puede sugerir una prueba de sangre que detecta los anticuerpos específicos relacionados con el hongo. Otras pruebas pueden incluir el aislamiento del agente causal de las ulceraciones de la piel o una radiografía de tórax para entender el tipo y la gravedad de la infección. Una vez que la condición se confirme, el veterinario comenzará con el tratamiento de la fiebre del valle canina.

Tratamiento
Los medicamentos para la fiebre del valle canina son los medicamentos antimicóticos que ayudan a deshacerse de los hongos de todo el cuerpo del perro. Este tratamiento convencional se continúa por cerca de 6 meses a un año. Los medicamentos comunes utilizados son el ketoconazol y el itraconazol. El medicamento ketoconazol es el menos costoso, pero da lugar a muchos efectos secundarios que incluyen vómitos, pérdida de apetito y daño hepático. El itraconazol es un medicamento caro con menos efectos secundarios. Sin embargo, ambos medicamentos deben ser dados al perro diariamente durante aproximadamente 6 – 12 meses. Si se deja sin tratamiento o si uno no completa el curso del tratamiento, esto puede llevar a la muerte del perro.

Pronóstico
Se ha encontrado que muchos perros son tratados con éxito con la intervención médica inmediata. Sin embargo, algunos perros pueden morir a pesar de darles la medicación necesaria y el tratamiento. Estos perros son cachorros muy pequeños, perros viejos y aquellos con un sistema inmunológico débil. La mayoría de los perros tienden a vivir a través de la infección y se vuelven inmunes a las esporas en el momento de completar su curso de tratamiento.

¿Es la fiebre del Valle canina contagiosa?
Si usted se está preguntando si la fiebre del valle canina es contagiosa, la respuesta es ‘no’. Esta condición no se propaga a otros animales o seres humanos de un animal infectado. Además, un humano infectado con la fiebre del valle canina no transmite la infección a otra persona o a una mascota, incluyendo perros. Lo mismo se aplica a los perros, ya que no pueden transmitir la infección a sus propietarios, así como otros animales domésticos en la casa.

Si usted observa síntomas de enfermedades respiratorias y una cojera en su perro sin razón aparente, asegúrese de ponerlo a prueba para la fiebre del valle canina. Esto es especialmente cierto para las personas que viven en las regiones desérticas del sudoeste de los EE.UU.. Para más información sobre esta condición, hable con el veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *