Cómo cuidar a un Pug

Los pugs necesitan mucho cuidado y atención, debido a su fragilidad y vulnerabilidad a lesiones en los ojos, trastornos de la salud e infecciones. Si usted está planeando conseguir un pug, o recién ha adquirido uno, sería bueno saber cómo cuidar a un pug de la mejor manera posible.


Los pugs son a menudo llamados los “mucho en poco”, debido a su carácter cariñoso y expresivo. Esta raza está comprendida en la categoría de “perros de juguete” debido a su físico pequeño. Se ha observado que los pugs son vulnerables a muchos problemas de salud, algunos de los cuales son de naturaleza genética, y algunos se producen a causa de su estructura física única. Los pugs, a diferencia de otras razas de perros, tienen un hocico muy plano, lo que hace que respirar sea muy difícil para ellos. Por lo general, respiran por la boca. La segunda complicación es la falta de un arco superciliar protector esquelético, que hace que la piel caiga sobre su rostro y se formen pliegues. Esto hace que los ojos del perro sean relativamente más vulnerables a infecciones y lesiones.

Cuidado de un pug

☞ Arrugas faciales
Los pliegues en la cara de un pug recogen un montón de suciedad. La razón es que pasa mucho tiempo colgando alrededor, con su hocico en la alfombra, en el jardín y en el suelo. La mugre, la suciedad y las partículas de comida entran en las arrugas, las que tienden a oler después de algún tiempo. Sería ideal limpiar las arrugas faciales del barro amasado por lo menos dos veces a la semana. Sin embargo, esta parte de la piel es muy sensible y requiere una cantidad inmensa de cuidado durante la limpieza. Ud. puede limpiar el área con un algodón o una esponja. Se necesita algo de agua caliente, unas gotas de antiséptico o peróxido de hidrógeno diluido con ella y una servilleta de papel. Moje la servillera con agua tibia y luego limpie con cuidado los pliegues interiores. Si usted encuentra una zona húmeda o infectada, debe utilizar un antiséptico y limpiar la suciedad. Usted tendrá que llevar su mascota a un veterinario en caso de que la infección no muestre signos de ceder.

☞ Esquinas de ojos
Usted debe tener mucho cuidado al limpiar las esquinas de los ojos de un pug. Tienen unos ojos extra sensibles, que requieren una atención especial. Use un guante quirúrgico y sumerja su dedo pequeño en agua tibia. Con los dedos deslice suavemente la suciedad y la flema de las esquinas de los ojos. Si la suciedad se ha endurecido, mójela con un poco de agua y deslice suavemente la suciedad fuera. Usted puede utilizar sus dedos para limpiar los pliegues faciales del Pug por encima de los ojos o repetir el proceso usando una bola de algodón. Sería mejor terminar todo esto en una sola sesión, cada una o dos veces en una semana.

Limpieza del oído
Limpie los oídos sólo cuando están sucios y necesitan una limpieza, que idealmente sería una vez al mes. Los pugs realmente tienen pequeñas aberturas para los oídos, por lo que todo lo que tiene que hacer es limpiar el área alrededor de la abertura. Si hay suciedad en el interior del oído, tome una bola de algodón, humedézcala y retire suavemente la suciedad.

Corte de uñas
Un viejo pug hará que sea muy difícil para que usted pueda cortarle las uñas, por lo que es mejor tratar de entrenarlo cuando todavía es un cachorro. Las uñas del pug crecen a un ritmo muy rápido y necesitan ser recortados cada mes. Si usted no puede manejar esta tarea, puede llevar a su mascota a un salón de perros. Sin embargo, lo mejor es que  aprenda a cortar las uñas de la mascota usted mismo, ya que el perro confíe en usted más que en nadie. Todo lo que necesita hacer es usar uno de esos cortaúñas especiales para perros y simplemente recortar las uñas en exceso que se curvan hacia fuera de la punta. Siempre corte las uñas cuando su pug está en sueño profundo, ya que esto hace la tarea mucho más fácil. Es muy importante mantener las uñas cortas el los pugs, porque les resulta difícil caminar con las uñas largas, y estas uñas pueden llegar a causar lesiones graves en el perro.

Dientes limpias
Usted también necesitará cepillar los dientes de su perro cada semana. Trate de conseguir que al perro le guste el sabor de la pasta de dientes antes de que intente cepillar sus dientes. Al hacer la limpieza de los dientes, lleve a cabo la tarea en sucesiones rápidas, de modo que el pug no muerda el cepillo o intente romperlo.

Con el fin de poder llevar a cabo todos estos consejos de aseo, lo ideal es comenzar cuando el pug todavía es un cachorro. Se acostumbrará al proceso y no le importarán las sesiones del aseo.

Leave a comment Category: Las razas Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *