Estornudos en perros

Los estornudos en perros son causados principalmente por la inhalación de irritantes nasales y alérgenos. Para conocer las causas, síntomas asociados y el tratamiento de los estornudos en los perros, siga leyendo.


Como los humanos, los perros  estornudan y tienen síntomas de resfriado. Los estornudos en perros y gatos son la acción natural de reflejo del tracto respiratorio superior, desencadenada por la inhalación de una sustancia irritante. Hay ciertos nervios que recubren la nariz y la cavidad nasal. Cuando un perro respira cualquier tipo de irritantes, estos nervios se sensibilizan, haciendo que el perro estornude en voz alta o de manera explosiva. Así, los estornudos permiten expulsar los alérgenos, que irritan las fosas nasales.

Los estornudos ocasionales no son signos alarmantes de problemas de salud del perro. Usted puede notar los perros sanos estornudar mientras juegan tanto en interiores como en exteriores. Sin embargo, si se producen estornudos constantes, entonces puede ser una indicación de algunas enfermedades graves del perro. En el caso si los estornudos están asociados con la secreción nasal, entonces hay una alta probabilidad de que su mascota está teniendo problemas sinusales y dentales. Otra reacción alérgica que es comúnmente observada en los perros son los estornudos inversa. En contra de estornudos regulares, los estornudos inversa provocan una abrupta retracción de aire, que resulta en un ruido inspiratorio explosivo.

Causas

Los estornudos en perros pueden ser causados por muchos factores, de los cuales la mayoría de los casos está relacionada con alergias. El problema más común es infección por patógenos transportados por el aire (bacterias y virus) en el sistema respiratorio superior. Las irritaciones temporales debido a la inhalación de polen, mohos tóxicos, humo de cigarrillos, vapores tóxicos y productos químicos de limpieza del hogar también pueden desencadenar ataques de estornudos en las mascotas. Otra causa grave es la presencia de tumor en una o ambas fosas nasales. En tal condición, una descarga nasal sangrienta se manifiesta junto con los estornudos crónicos.

Los estornudos en perros pueden estar asociados con otros síntomas como frotamiento frecuente de la nariz, secreción nasal, náuseas, hemorragia nasal, sibilancias, estornudos inversa y letargo. Además, la inflamación en el puente de la nariz puede manifestarse debido a la irritación constante de la zona. Si los estornudos y los síntomas asociados permanecen sin tratamiento, la enfermedad puede empeorar provocando la pérdida del apetito y una pérdida de peso repentina. Por lo tanto, cualquiera que sea la causa de los estornudos, es muy importante buscar el asesoramiento de un veterinario cualificado.

Tratamiento

El veterinario puede realizar ciertas pruebas de diagnóstico para identificar la causa raíz de estornudos en perros. El tratamiento de los estornudos depende de los resultados del diagnóstico. Por ejemplo, las infecciones nasales, sinusitis, problemas dentales y el crecimiento de tumores en perros deben ser tratados con medicamentos, mientras que las alergias temporales de perros son de corta duración y no requieren intervención médica para su tratamiento.

Si los alérgenos son la causa, el tratamiento eficaz consiste en evitar la exposición a los irritantes probables. A veces, los irritantes, como la hierba cola de zorra pueden obstruir la cavidad nasal de la mascota y resultar en el estornudo constante. La eliminación de estas partículas extrañas ayudará a aliviar los estornudos. Los antibióticos y descongestionantes pueden defender a los perros con infecciones nasales y la congestión. Para los perros hipersensibles, el veterinario puede prescribir una dosis específica de los antihistamínicos para el tratamiento de estornudos, secreción nasal y otras reacciones alérgicas.

Como dueño de una mascota obediente, usted debe tener un buen ojo sobre la salud de su perro e identificar los cambios de comportamiento, que pueden indicar síntomas de malestar. Tome nota de la frecuencia de los estornudos en su perro y los signos que los acompañan (si los hay). Si estos síntomas molestan a su mascota durante 2-3 días, no se demore en consultar al veterinario para un diagnóstico y tratamiento adecuado. Con consejos apropiados del cuidado del perro, usted puede ayudar a su mejor compañero para que permanezca alegre y cómodo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *