Hematoma en el oído del perro

El hematoma es una masa hinchada llena de líquido o sangre que generalmente se desarrolla en el interior de la oreja. En este artículo, usted puede descubrir las diversas causas, síntomas y tratamiento para el hematoma.


El hematoma normalmente se refiere a una acumulación de sangre fuera de los vasos sanguíneos, lo que generalmente ocurre debido a la hemorragia. La hemorragia se produce cuando la pared de los vasos sanguíneos está dañada, permitiendo que la sangre se escape de los vasos sanguíneos y entre en los tejidos. El resultado es el desarrollo de un hematoma, que puede ser pequeño, apareciendo sólo como un punto de sangre o puede ser lo suficientemente grande para causar una inflamación significativa, hinchazón, enrojecimiento y dolor. La condición es bastante común en muchos animales domésticos, como perros y gatos. Los perros son más propensos a conseguirla en comparación con los gatos. Normalmente, los perros obtienen hematoma en el interior de la oreja. Este tipo de hematoma se llama hematoma aural. Por lo general, resulta en una picazón del oído, lo que obliga al animal a rascarse continuamente y sacudir la cabeza vigorosamente. Este comportamiento molesto del perro eventualmente puede causar que los vasos sanguíneos de la oreja se rompan. Como resultado, una hinchazón localizada llena de sangre se desarrolla en la oreja.

Causas de hematoma canino
La rotura de los vasos sanguíneos de la oreja es la causa principal de un hematoma aural en perros. Esto, a su vez, puede resultar en un trauma autoinfligido del oído, como el rascado y sacudido de cabeza constante u otro tipo de lesiones en el oído. Los factores que normalmente causan un comezón constante en el oído del perro son alergias, ácaros del oído, acumulación del exceso de cera y suciedad en el oído, crecimiento excesivo de vello en el interior del oído y la presencia de cuerpos extraños y parásitos en el oído. La infección por levaduras o una infección bacteriana del oído también pueden causar este problema de salud en los perros. La condición es, sin embargo, más común entre las razas de perros que tienen orejas largas y flexibles. La incidencia de hematoma aural también es más frecuente en las zonas húmedas, en comparación con las zonas frías y secas del mundo.

Signos de hematoma canino
Si su perro está constantemente rascándose o frotándose la oreja con su pata, entonces podría ser una señal de que algo está mal en su oído. Además, puede seguir sacudiendo la cabeza, lo que también indica que está tratando de deshacerse de algo en su oído. Si se trata de la causa subyacente de tal comportamiento, entonces, se puede observar una firme y pequeña inflamación en el interior de la oreja. Puede desarrollarse en la base de la oreja también. Si es muy grande, entonces una zona grande del oído de su perro puede parecer hinchada y roja. Usted puede sentir el calor al tocar la hinchazón. Si es dolorosa, se puede observar a su perro gritando o quejándose de vez en cuando, cuando se toca la oreja. Una inclinación de la cabeza es un síntoma que puede ser observado en los perros con hematoma aural.

Tratamiento para hematoma canino
Un hematoma puede ser fácilmente identificado por los veterinarios al observar la hinchazón de la orejera. A veces, un diagnóstico de confirmación puede requerir que el fluido sea retirado de la parte hinchada. La presencia de sangre en el líquido confirma el diagnóstico. En cuanto se refiere al tratamiento, el hematoma aural puede ser tratado de varias maneras. Para un hematoma pequeño, los veterinarios pueden optar por aspiración simple, que implica el drenaje del líquido con la ayuda de una jeringa. Esto, sin embargo, es una solución temporal del hematoma aural. Los veterinarios suelen optar por la cirugía de corrección de hematoma colocando una cánula de teta para tratarlo.

Una cánula de teta se emplea generalmente para el drenaje de la leche o descarga en el ganado infectado. Pero, podría ser utilizado para el tratamiento de hematoma aural también. Para colocar una cánula de teta en la oreja del perro por primera vez, el animal es sedado. A continuación, la cánula de teta se coloca en la punta de la oreja, de manera que sea posible drenar el fluido desde el hematoma. Por lo general, este dispositivo se coloca por un período de tres semanas, lo que puede ser un poco incómodo para su perro. Otra opción para el tratamiento del hematoma es la cirugía. La anestesia general se utiliza para sedar al perro, después de una incisión quirúrgica en la hinchazón. De esta manera, el fluido acumulado se drena fuera del hematoma. Después del procedimiento, la incisión se cierra con suturas múltiples. Las suturas se retiran una vez que la incisión se haya curado completamente, que generalmente toma de 9 a 10 días.

Este trastorno puede ser muy doloroso a veces, y también puede causar cicatrices, si no se trata a tiempo. Esta cicatrización puede causar un problema cosmético, cuando el oído afectado se derrumba o se deforma a medida que sana. Por lo tanto, es mejor buscar atención médica antes de dejar que el hematoma se sane por sí solo. Sin embargo, los dueños deben ser un poco más cuidadosos, a fin de evitar que se repita. Su prevención en el futuro es posible, si las causas subyacentes de la irritación o picazón en el oído sean comprobadas. El cuidado adecuado del perro puede ayudar mucho a evitar la irritación del oído al asegurar que las orejas de su perro están libres de cualquier objeto extraño. Del mismo modo, el tratamiento apropiado para los ácaros del oído y otras condiciones que pueden causar una picazón e irritación en el oído también puede prevenir las recurrencias del hematoma aural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *