Inducir el vómito en perros

Como dueño de una mascota, la comprensión de las razones y los consejos sobre cómo inducir el vómito en perros ayudarán a hacer frente a muchos problemas gastrointestinales. Para entender más acerca de la hora y las maneras de inducir el vómito en su perro, siga leyendo.


Con la inducción de vómitos en el perro, su dueño debe estar preocupado por la seguridad y la salud del perro. Tomemos un ejemplo, no hay uso de inducir el vómito, si la mascota ha ingerido un producto peligroso hace 2-3 horas. En este caso, usted puede llamar al veterinario y pedir su consejo. Si el veterinario aconseja a hacerlo, entonces sólo usted puede considerar inducir el vómito en su perro. Educarse a si mismo acerca de las razones y consejos sobre cómo inducir el vómito en perros será de ayuda, cuando su mascota sufre de ciertos problemas de salud.

Razones para inducir el vómito en perros

El hecho es que los vómitos en perros indican un problema de salud, especialmente problemas gastrointestinales. Sin embargo, en algunas situaciones, inducir el vómito en la mascota es necesario para evitar el empeoramiento de la condición. Por ejemplo, su mejor compañero ha ingerido algo que es venenoso. En tal caso, la primera cosa que puede probar es hacerle vomitar, para que el veneno no llegue a su estómago o el intestino delgado.

Maneras de inducir el vómito en perros

Inducir el vómito debe ser practicado durante 2 horas después de la ingestión de la sustancia tóxica. No considere inducir el vómito si el perro está en un estado inconsciente o tiene dificultad para respirar. Además, provocar el vómito no es aconsejable si el perro ha ingerido una sustancia cáustica, ácidos u objetos cortantes. De lo contrario, la condición de la mascota va a empeorar, en lugar de ayudarle. Alimente a su mascota con algunos alimentos para perros para la activación de los vómitos. A continuación se presentan algunas de las maneras seguras para inducir el vómito en perros.

Diluir la solución de peróxido de hidrógeno: Dar una solución diluida de peróxido de hidrógeno (3 por ciento) es el método más comúnmente practicado para inducir el vómito en perros. Se puede administrar acerca de 3 ml de la solución por cada 20 libras de peso del perro. Es obvio que el perro muestre reacios a beber la solución de peróxido de hidrógeno. Por lo tanto, para facilitar la distribución de la solución, se puede hacer uso de una jeringuilla (sin aguja) y arrojarla a chorros dentro de la boca del perro. Si el perro no ha empezado a vomitar incluso después de 10-15 minutos, puede dar otra dosis de la solución diluida de peróxido de hidrógeno.

Jarabe de ipecacuana: Si usted tiene ipecacuana, puede dar dos cucharaditas por cada 20 libras de peso del perro. Por lo general, el perro empieza a vomitar después de unos 10-15 minutos. Si tal no es el caso, se puede darle otra dosis, manteniendo la misma cantidad. Espere otros 10 minutos. En caso de que el perro no inicie a vomitar incluso después de la administración de la segunda dosis, se recomienda consultar al veterinario.

Sal común: El consumo de sal común es otra manera fácil de inducir el vómito en perros. Usted puede colocar alrededor de ½ – 1 cucharadita de sal en la lengua. Es más eficaz, si el perro se traga la sal. Si logra hacerlo, el sabor automáticamente inducirá el vómito en su perro.

El vómito inducido en el momento adecuado es de gran ayuda en la eliminación de alrededor del 40-50 por ciento de la sustancia tóxica. Por lo tanto, incluso si el perro ha vomitado después de ingerir sustancias venenosas, el caso debe ser puesto en conocimiento del veterinario tan pronto como sea posible. El veterinario puede prescribir carbón activado o realizar bombeo de estómago para la eliminación de toxinas restantes del cuerpo. Tome las precauciones de seguridad y un cuidado del perro adecuado para mantener a su mascota sana y alegre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *