Anemia canina

La anemia canina es una condición en la que el número de células rojas de la sangre en el cuerpo cae, produciendo debilidad general y pérdida de apetito. Los ojos del animal pueden ser muy pálidos, si la disminución en el número de células rojas de la sangre es grande. Obtenga más información acerca de sus causas, síntomas, así como el tratamiento.


La anemia puede ser definida como la ausencia o deficiencia de glóbulos rojos o hemoglobina, que es la hemoproteína responsable de la unión con el oxígeno, que luego es transportada a todas las células del cuerpo. Al igual como los humanos, un perro también puede tener anemia. En los seres humanos, la enfermedad es a menudo causada por una deficiencia nutricional, como la deficiencia de hierro y vitamina B12. Sin embargo, la deficiencia de hierro es rara vez la causa de la anemia en sus compañeros caninos. En su lugar, puede ser un síntoma de ciertas condiciones, algunas de las cuales pueden ser muy graves. Puede ser un indicador de que el cuerpo está perdiendo demasiado de las células rojas de la sangre, o las células de la médula ósea están fallando para producir suficientes glóbulos rojos sanguíneos nuevos para reemplazar a los muertos.

¿Qué causa la anemia en los perros?
La anemia en los perros es comunmente causada por la pérdida de sangre, lo que puede ocurrir debido a una lesión, un gusano o la infestación por pulgas. Los parásitos anquilostomas residen en el tracto intestinal de los perros y chupan la sangre y otros nutrientes de ahí. Sin embargo, en muchas ocasiones, las condiciones que afectan el proceso normal de coagulación de la sangre también pueden provocar anemia. A veces, el sistema inmune del perro puede producir ciertos anticuerpos, que atacan y destruyen las células rojas de la sangre. Esta condición se conoce como la anemia hemolítica autoinmune. Algunas de las causas importantes incluyen la toxicidad desarrollada debido a la ingesta de ciertos medicamentos, hipotiroidismo, úlceras, tumores del tracto intestinal y los riñones y el cáncer. Rara vez, la falta de hierro en la dieta también puede causar anemia en estos animales.

Síntomas de anemia en los perros
Una disminución en el recuento de glóbulos rojos por lo general debilita a los perros, por lo que el animal podría experimentar más fatiga, incluso con poco esfuerzo. Además, la pérdida de apetito, la lengua y los ojos pálidos, un aumento del ritmo cardíaco y la apatía también pueden ser observados en el animal afectado. El nivel de actividad del perro puede reducirse de manera significativa, y el perro puede tender a dormir más de lo habitual. Los síntomas, que pueden indicar una enfermedad grave son vómitos, pérdida de peso, agrandamiento del bazo, presencia de sangre en las heces o en la orina y convulsiones.

Diagnóstico y tratamiento de la anemia en los perros
El diagnóstico de esta enfermedad puede involucrar varias pruebas y exámenes. En general, la afección se diagnostica con pruebas de sangre, a saber, el recuento completo de glóbulos rojos y de hemoglobina, y también el número de glóbulos rojos inmaduros. Para saber las causas exactas de la reducción de glóbulos rojos, se lleva a cabo la biopsia de la médula ósea. Las células de la médula ósea están relacionadas con la producción de células rojas de la sangre y, por tanto, una biopsia de la médula ósea ayuda a detectar las condiciones, que pueden afectar la producción de glóbulos rojos. Tales condiciones pueden incluir tales enfermedades graves como la leucemia y el cáncer de la médula ósea.

El tratamiento dependerá de las causas subyacentes y de la gravedad de la afección. Los casos severos pueden requerir una transfusión de sangre. Mientras tanto, las diferentes opciones de tratamiento pueden ser necesarias para tratar las causas de la anemia. Como por ejemplo, si las células rojas de la sangre están siendo atacadas por el sistema inmune del perro, entonces son necesarios los medicamentos inmunosupresores. Si la deficiencia nutricional es la causa principal de la deficiencia de glóbulos rojos o hemoglobina, se puede tratarla con la suplementación. Los suplementos de vitamina B12 pueden resultar muy eficaces, ya que esta es una vitamina esencial necesaria para el fortalecimiento de la médula ósea, y facilita la producción de células rojas de la sangre. Del mismo modo, la vitamina C también puede ayudar, en particular en la absorción de hierro.

Además de los suplementos nutricionales, es muy importante dar a su perro una dieta nutritiva y equilibrada con alimentos ricos en proteínas, hierro y vitaminas. Igualmente importante es entender y reconocer los síntomas a tiempo. Por lo tanto, si su perro se ve muy débil o exhibe un bajo nivel de actividad durante algún tiempo, junto con otros síntomas de anemia, asegúrese de consultar a un veterinario. Esto aseguraría el diagnóstico y el tratamiento oportuno, así como una mayor posibilidad de recuperación temprana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *