Depresión en los perros

Si se trata de la pérdida de un familiar o introducción de una nueva mascota, la depresión en los perros es desencadenada por una serie de factores. El resultado es la aparición de los síntomas de ansiedad y depresión. Siga leyendo para saber más acerca de este problema psicológico y emocional que afecta a los perros.


¿Su perro está apático y retraído o está en constante lloriqueo y se acurruca a usted para su comodidad? Bueno, no  haga caso omiso de estos síntomas. Si encuentra que su perro exhibe estos síntomas, entonces puede indicar ansiedad y depresión en su perro. Al igual que los síntomas de depresión en los seres humanos, la depresión en perros es señalada por los períodos de inactividad, el comportamiento retirado y un cambio en los hábitos normales del perro. La mayoría de las veces, los veterinarios no son capaces de descubrir los desencadenantes emocionales y psicológicos de los problemas, ya que pueden variar para cada perro. Sin embargo, las causas más comunes de la depresión en los perros son los cambios ambientales, ansiedad de separación, problemas físicos o incluso el aburrimiento.

Conocer las causas

Los cambios repentinos como la llegada de una nueva mascota o la muerte o alejamiento de una persona pueden resultar en el perro deprimido y triste. De hecho, los veterinarios creen que cualquier tipo de cambios ambientales puede desencadenar la depresión. Se cree que la muerte de otro perro en la familia o el propietario es una de las principales causas de la depresión canina. A veces un cambio en el paisaje, mudanza a un nuevo lugar o la llegada de un nuevo bebé o una mascota puede resultar en que su perro sea deprimido por varios días juntos ya que la atención se desplaza hacia el nuevo miembro.

La ansiedad por separación en perros es también una causa común de la depresión. Además de estos, ciertos problemas de salud del perro pueden provocar un cambio repentino en el comportamiento del perro y posteriormente llevar a la depresión. Los cambios climáticos extremos, como largos períodos de mal tiempo pueden dar lugar a ansiedad y mal humor constante en los perros. No hacer nada, no ser capaz de ejercer y largos períodos de soledad son también algunas de las causas comunes.

Síntomas de depresión del perro 

Al igual en que los humanos, los síntomas de la depresión en los perros incluyen días de mal humor y el comportamiento taciturno del perro apático. Algunos de los síntomas comunes incluyen:

  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso drástica
  • Letargo
  • Estreñimiento
  • Reducción del consumo de agua
  • Somnolencia excesiva
  • Pérdida de interés en actividades y juguetes
  • Movimiento lento
  • Caída del cabello
  • Comportamiento agresivo
  • Comportamiento inquieto y ansioso

¿Cómo se puede tratar esta depresión?

Aunque suene trillado, pero la mayoría de los perros puede recuperarse de la depresión y la ansiedad con un poco de amor y cuidado dentro de unos meses. Mantenga al perro ocupado, deje que haga ejercicio y dentro de pocos días el perro va a estar bien. Pasar algún tiempo con el perro mientras realiza su actividad favorita ayuda a mantenerlo entretenido y feliz. Premíe al perro cada vez que se ve feliz y relajado. Esto refuerza el buen comportamiento. Si algo no funciona y el perro comienza a sufrir de una depresión crónica o prolongada, llévelo a un chequeo veterinario para comprobar si hay alguna enfermedad o desequilibrio químico que puede ser tratado con medicamentos. Algunos veterinarios recomiendan medicamentos antidepresivos como Prozac, Paxil, Zoloft sobre una base a corto o largo plazo.

Dicho esto, también es importante tener en cuenta que no se puede esperar milagros cuando se trata de un problema psicológico como la depresión en los perros. Pueden pasar días e incluso meses, para que el perro pueda reanudar sus actividades normales. Mientras tanto, tenga mucho cuidado de su perro y ayúdele a recuperar su amor y paciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *