Gastroenteritis en perros

La gastroenteritis en perros es un problema digestivo marcado por la inflamación del tracto gastrointestinal. Para saber acerca de los síntomas y el tratamiento de la gastroenteritis, siga leyendo.


La gastroenteritis es una enfermedad en la cual el revestimiento intestinal del perro y el estómago se inflaman. Este es un trastorno digestivo en el que los intestinos no funcionan correctamente. Esta condición se observa en perros de todas las edades. Cada raza de perro es susceptible a la gastroenteritis.

Síntomas

Vómitos persistentes, deshidratación y diarrea acuosa son los síntomas comunes de la gastroenteritis. Aunque en ocasiones el vómito es común en los perros, los vómitos intensos o frecuentes ciertamente no son normales y puede ser el inicio de la gastroenteritis. En caso de que el vómito o las heces del perro contienen la sangre, esto indica a la gastroenteritis hemorrágica. Esto es una indicación de que el perro está sangrando internamente y la atención veterinaria inmediata es una necesidad. Otros síntomas que ayudan a reconocer la gastroenteritis en perros son los siguientes:

  • Letargo
  • Falta de apetito
  • Ruidos en el estómago
  • Depresión y apatía (falta de energía o entusiasmo)
  • A veces se nota la bilis en el vómito

Causas

Una dieta inadecuada y las infecciones son en gran parte responsables de causar la gastroenteritis canina. Comer alimentos en mal estado o ingerir objetos extraños a menudo causa vómitos y diarrea aguda en los perros. Las infecciones bacterianas, virales o fúngicas también pueden llevar a la gastroenteritis. Ciertos medicamentos como los corticosteroides y los fármacos anti-cáncer pueden causar inflamación en el revestimiento del tracto gastrointestinal. Los trastornos abdominales como pancreatitis y los trastornos metabólicos, como el trastorno del hígado o la enfermedad renal pueden causar gastroenteritis. La infección del tracto gastrointestinal por parásitos o bacterias tales como E. coli también puede llevar a la gastroenteritis en perros.

Diagnóstico

Las pruebas de diagnóstico son necesarias sólo cuando el perro tiene diarrea y vómitos severos. En muchos casos, los síntomas de la gastroenteritis son de corta duración y no requieren pruebas de diagnóstico. Sin embargo, si los síntomas persisten durante 2-3 días o el perro experimenta diarrea o vómitos que contienen sangre, se realizan los exámenes de diagnóstico como:

  • Conteo sanguíneo completo (CSC)
  • Análisis de material fecal
  • Análisis de orina
  • Rayos X o ultrasonido de abdomen
  • Perfil bioquímico de sangre.

Muchas veces, la muestra de sangre del perro se analiza para evaluar glóbulos rojos (eritrocitos). En caso de que los resultados muestran un conteo sanguíneo elevado, entonces hay una gran probabilidad de que su mascota está afectada con gastroenteritis. Por otra parte, un perfil bioquímico muestra la cantidad de enzimas y electrolitos presentes en la sangre. Este es un análisis de sangre que determina el impacto de gastroenteritis en la salud de su perro mediante la evaluación de la funcionalidad de los diferentes órganos. El examen también puede ayudar a determinar la causa subyacente de la gastroenteritis.

Tratamiento

Como se ha mencionado, la gastroenteritis canina suele ser marcada por frecuentes episodios de vómitos. De hecho, el perro vomita cada vez después de consumir alimentos. En tal escenario, el perro debe mantenerse alejado de alimentos sólidos durante un día o dos, dependiendo de la severidad de la gastroenteritis. Durante este período, el médico da electrolitos por vía intravenosa para prevenir la deshidratación que puede ocurrir debido a la diarrea y los vómitos. Los perros que sufren de la gastroenteritis grave o hemorrágica que dura más de 24 horas, requieren atención veterinaria inmediata. La administración de líquidos por vía intravenosa se recomienda para reponer los líquidos perdidos. Una vez que la condición se estabilice, una dieta blanda puede ser introducida. Cuando el perro deje de vomitar, la dieta normal puede ser reiniciada. Si la gastroenteritis se ha producido debido a una infección bacteriana, el uso de antibióticos es el pilar del tratamiento. Los antieméticos tales como Thorazine y Reglan que están formulados para detener los vómitos en los perros también pueden ser recomendados por su veterinario. No se debe dar los medicamentos orales sin consultar a un veterinario ya que una dosis equivocada puede irritar la mucosa intestinal ya hinchada.

Mantener una dieta adecuada es una de las mejores medidas preventivas para evitar la gastroenteritis canina. Como propietario de un perro, usted necesita controlar los hábitos alimenticios de su mascota. Asegúrese de que su mascota no coma alimentos en mal estado o basura. Asegúrese de que su mascota se alimenta con productos de alta calidad para perros. El entorno del perro también debe mantenerse limpio para reducir las posibilidades de infección. Estas medidas preventivas pueden mantener a su perro sano y bueno para todos los años venideros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *