La infección por levaduras canina

La infección de levadura canina, una dolencia común entre los perros, es causada si el sistema inmunológico es incapaz de detener el crecimiento excesivo de la levadura. Siga leyendo para saber más acerca de sus causas, síntomas y tratamiento.


¿Le parece que su perro se rasca muy a menudo? En los últimos tiempos, ¿ha encontrado a su perro dando un mal olor extraño? Entonces tenga cuidado, su perro puede estar sufriendo de una infección por levaduras. Por lo general, comienza como una erupción en la piel, que luego se espesa y se convierte en grande.

Causas de la infección por levaduras canina

La infección por levaduras en los perros es causada por el crecimiento excesivo de un tipo de levadura llamado comúnmente Candida, y es más común alrededor de las orejas del perro. Si el sistema inmunitario de su perro es pobre, las posibilidades de multiplicar la levadura es alta. En la mayoría de los casos, la capacidad del sistema inmune para resistir un cuerpo extraño disminuye debido al uso excesivo de antibióticos, que se utilizan si el perro sufre de alguna otra enfermedad, que no sólo matan las bacterias dañinas sino que también destruyen las útiles. Si su perro sufre de cualquier otra enfermedad y está tomando antibióticos, el equilibrio del pH del intestino es desequilibrado, lo que facilita el crecimiento de la levadura. Las razones más comunes para este desequilibrio son la calidad pobre de la dieta, una dieta en la que los cereales son el ingrediente principal en lugar de la carne, y la falta de enzimas digestivas. Algunos de los otros factores incluyen el uso excesivo de las vacunas, los problemas de la tiroides, el estrés ambiental, los medicamentos del parásito del corazón, etc.

Síntomas de la infección por levaduras canina

Algunos de los síntomas externos de la infección por levaduras incluyen piel maloliente, con comezón y costras. La infección puede ser en algunas partes o por todo el cuerpo. En la mayoría de los casos, se infectan las áreas húmedas y cálidas del cuerpo del perro como interiores de las orejas y las partes internas de los pliegues de la piel. El Terrier Maltés, Silky, Bassett Hound, etc., son algunas razas que son más susceptibles a la infección por levaduras canina. Si su perro sufre de problemas gastrointestinales, depresión, letargo, fatiga, y además, tiene piel de mal olor y picor, es mejor consultar a su veterinario, ya que pueden ser signos de una infección por levaduras.

Si encuentra alguno de los síntomas mencionados anteriormente, usted puede probar y confirmar si hay algún crecimiento excesivo de levadura. Es necesario tomar muestras de la piel infectada y observarlas bajo un microscopio. Los siguientes puntos le darán algunos consejos sobre cómo usted puede tomar muestras de la piel de su perro y hacer pruebas para la infección por levaduras canina.

  • Tome un portaobjetos de un microscopio, y presiónelo en la parte infectada de la piel de su perro para recoger muestras.
  • También puede utilizar una cinta limpia y presionar sobre la piel para recoger muestras.
  • Usted puede optar por la derogación de una parte de la piel con una cuchilla.
  • Un trozo de algodón también hará el truco, tome un pedazo de algodón húmedo y frótelo sobre la parte infectada.
  • La biopsia de la piel es la mejor manera de diagnosticar la infección por levaduras, ya que proporciona una imagen completa de la verdadera causa de la infección. El procedimiento consiste en extraer una pequeña parte de la piel con la ayuda de una máquina de biopsia. Usted necesita utilizar anestesia local para este procedimiento, o de lo contrario su perro puede resultar lastimado.

Una vez que se haya recogido la muestra de piel, eche un vistazo a través de un microscopio. Si hay cadenas de células redondas, usted puede estar seguro de que hay un crecimiento excesivo de levadura en su perro.

Medidas de tratamiento

Una vez que haya descubierto que es infección por levaduras, la siguiente pregunta que surge es cómo tratarla. Hay dos opciones de tratamiento de las que Ud. puede elegir – oral o tópica. El tratamiento tópico es útil si una pequeña zona está infectada, pero si la infección ocupa una gran parte, se recomienda utilizar el tratamiento oral. Si opta por el tratamiento oral, asegúrese de que usted sería capaz de seguir el programa específico para la administración de las dosis. Uno de los medicamentos orales más comúnmente utilizados para tratar la infección por levaduras canina es ketoconazol. Aunque caro, es uno de los mejores fármacos disponibles en el mercado.

Los champús anti-hongos también han demostrado ser eficaces en el tratamiento de la infección por levaduras canina. Si está utilizando champú para controlar la infección por levaduras, asegúrese de usar el champú por lo menos dos veces en una semana. Los remedios naturales son alimentos sanos y nutritivos y una dieta equilibrada para su mascota. Asegúrese de incluir carne de res o de pollo, además de una gran cantidad de verduras como la coliflor, brócoli, repollo, tomates, calabazas, alubias y judías verdes en la dieta diaria. Puede probar a utilizar aceite de árbol de té en las partes infectadas, pero asegúrese de no utilizarlo para uso interno. Ayuda a calmar el dolor además de curar el área infectada. Asegúrese de diluir el aceite de árbol de té con un aceite portador y aplicarlo después de limpiar el área infectada. Sin embargo, si la infección por levaduras es sistémica, trate de añadir yogur a su dieta diaria. Las bacterias en el yogur ayudan a destruir los tejidos de levadura, pero asegúrese de no agregar edulcorantes en él, ya que el azúcar anulará los efectos de las bacterias útiles.

Así que no se preocupe si usted encuentra que su mascota favorita se rasca y emite un olor nauseabundo diariamente. Puede ser debido a la infección de levadura canina, un problema de salud del perro común, que puede ser curado simplemente por el cuidado de su dieta y el mantenimiento de una higiene adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *