Meningitis en los perros

¿Qué causa la meningitis en los perros? Desplácese hacia abajo para saber más sobre las causas, síntomas y opciones de tratamiento para la meningitis canina.


La meningitis es una condición médica que se caracteriza por la inflamación de las meninges, que son las membranas o capas de tejido de protección que envuelven el cerebro y la médula espinal. También puede afectar a los perros. Las infecciones virales, bacterianas o por hongos suelen ser los factores que contribuyen a la meningitis en los perros. La enfermedad de Lyme, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas o la ehrlichiosis también podrían aumentar el riesgo de la meningitis canina. Los cambios de comportamiento, la fiebre y la pérdida de coordinación son algunos de los síntomas comunes de la meningitis canina. Algunas razas de perros como el Pug, Maltese Terrier, Perro Boyero de Berna y Beagle son más vulnerables y corren un mayor riesgo de contraer esta enfermedad, pero eso no significa que las otras razas son seguras. Esta condición puede afectar a todas las razas. Dado que esta enfermedad puede causar daños graves a su perro, lo mejor sería que los dueños de perros tengan una idea acerca de los síntomas de esta afección. Si se diagnostica en sus primeras etapas, el pronóstico es bueno. Si no se trata a tiempo, esta patología inflamatoria puede tener consecuencias fatales.

Síntomas de la meningitis canina

¿Su perro desarrolla hiperestesia o una sensibilidad extrema al tacto? Los perros que sufren de meningitis generalmente desarrollan este problema. Ellos pueden sufrir de fiebre que crece y mengua. La meningitis generalmente afecta el comportamiento de los perros y los deja agitados y confundidos. Por lo general, los perros que sufren de meningitis pueden sufrir de los músculos rígidos del cuello. La meningitis también afecta el apetito del perro. Por lo tanto, si su perro no está comiendo bien y parece tener una movilidad reducida, es necesario consultar a un veterinario lo antes posible. Los perros que sufren de meningitis también pueden tener convulsiones o espasmos musculares. Otros síntomas son la falta de coordinación muscular, marcha cambiada y movimientos inestables. Si esta condición no se trata pronto, puede incluso llevar a la depresión, parálisis progresiva o incluso ceguera, por lo tanto, los dueños de perros deben prestar atención a la salud de su mascota.

Diagnóstico y tratamiento de la meningitis canina

Si su mascota ha estado sufriendo de cualquiera de estos síntomas, consulte a un veterinario inmediatamente. Ciertas pruebas de diagnóstico se llevarán a cabo para confirmar el diagnóstico. Estas pruebas pueden incluir una tomografía computarizada, resonancia magnética (MRI) y una punción de líquido cefalorraquídeo. A través de una tomografía computarizada o una resonancia magnética, el veterinario puede ser capaz de detectar cualquier inflamación de las capas de tejido que recubren el cerebro y la médula espinal. Otro método es el grifo de líquido cefalorraquídeo. Este método implica el análisis de una muestra de líquido cefalorraquídeo que cubre el cerebro y la médula espinal.

Si su perro ha sido diagnosticado con meningitis, las opciones de tratamiento dependerán del tipo de meningitis. Los médicos utilizarán primero unas pruebas para determinar si el perro está sufriendo de la meningitis aséptica o de la meningitis sensible esteroides. Varios aspectos deben ser atendidos. La actividad inflamatoria tiene que ser suprimida de modo que las capacidades neurológicas de su perro no se vean perjudicadas.

En caso de que su perro está sufriendo de unos fuertes dolores y convulsiones, los antibióticos y los medicamentos antiepilépticos pueden ser administrados para combatir el dolor y las convulsiones. En el caso de la meningitis sensible, los esteroides se utilizarán para acelerar el proceso de recuperación. En caso de la meningitis aséptica, los fármacos inmunosupresores son prescritos por el veterinario para hacer frente a la enfermedad. Los chequeos regulares son necesarios para controlar la respuesta de su perro al tratamiento. En algunos casos, es posible que tenga que seguir dando los medicamentos de por vida para que esta condición que amenaza la vida no se repita. Además de la medicación, proporcione a su mascota un entorno bueno y amoroso en el hogar. Asegúrese de que su perro se siente cómodo y feliz.

Si usted siente que su perro presenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente, usted debe consultar a un veterinario. Si no se diagnostica y no se trata a tiempo, esta condición podría llegar a ser mortal para su mascota. Por lo tanto, tenga cuidado de su mascota querida y haga todos los esfuerzos posibles para mantener a su mascota sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *