Lipoma en perros

El lipoma suena intimidante, pero los dueños de mascotas no deben preocuparse. El lipoma se refiere a pequeños tumores benignos que no representan ninguna amenaza para la salud de su perro.


El lipoma no es otra cosa que un tumor benigno compuesto de tejido adiposo. Estos tumores son suaves, sin dolor. El lipoma es bastante común en los perros, y si usted tiene un perro, es probable que haya observado estos tumores grasos en su perro. El lipoma afecta a los perros, independientemente de sus razas por lo que no importa si usted tiene un San Bernardo o un Rottweiler. Estos tumores no son potencialmente mortales y la mayoría de veces no hará una diferencia si los deja sin tratar.

Los lipomas son tumores grasos pequeños e indoloros, que se puede encontrar directamente debajo de la piel, principalmente en las piernas y la parte abdominal (aunque pueden formarse en cualquier parte del cuerpo). Las células adiposas maduras forman estos bultos benignos que pueden ocurrir en varias formas y tamaños. Los lipomas son comunes en casi todas las razas de perros y el riesgo de tener lipoma crece si el perro tiene sobrepeso, aunque los cachorros y perros jóvenes también pueden desarrollar estos bultos de grasa de los tejidos. Los propietarios suelen preocuparse cuando sus perros consiguen estos tumores, pero, afortunadamente, estos tumores o lipomas, mejor dicho, no son cancerosos y rara vez causan problemas de salud en los perros. Sin embargo, hay ciertas cosas que usted necesita tener en cuenta:

  • Inflamación de la piel
  • Velocidad a la que el tumor crece en tamaño
  • Si el tumor está fijo o móvil.

Si el tamaño aumenta drásticamente o si el tumor es fijo, puede ser liposarcoma, que debe ser extraído quirúrgicamente y seguido con el tratamiento de radiación con el fin de evitar problemas como el cáncer. También hay que tener en cuenta lipomas infiltrativos, que son protuberancias que se desarrollan en los tejidos más profundos, entre las capas de los músculos y son más firmes que los lipomas comunes.

Diagnóstico y tratamiento

Es cierto que el lipoma no es algo que deba inquietarnos, pero como se suele decir, “más vale prevenir que curar”. Si su perro tiene estos bultos, entonces lo mejor es consultar a un veterinario para estar seguro de que no es canceroso. El bulto se mantendrá bajo observación durante un tiempo y si no habrá cambios, entonces no es un problema, pero si aumenta de tamaño o si se convierte en fijo, entonces el veterinario realizará una biopsia para observar las células. De lo contrario, el veterinario sólo le pedirá que deje el lipoma como es.

Los tumores pequeños, indoloros y móviles o lipomas son algo que el veterinario le recomienda no remover quirúrgicamente. Por otra parte, si el tamaño del tumor aumenta o si se vuelve doloroso o fijo, entonces se recomienda la eliminación de lipoma. Utilizando los heces de láser, se hace una incisión en la piel y el lipoma se elimina. Los haces de láser aseguran que el perro no sangra mucho y que el área de la cirugía no se hincha más tarde. La sección donde el tumor estaba presente se cierra entonces de manera que la acumulación de líquido no tiene lugar. Los puntos pueden ser removidos sólo después de un par de semanas.

Consulte a un veterinario y obtenga su opinión de si la cirugía es necesaria o no. Después de la cirugía, su perro tendrá dificultades para moverse y también requerirá una dieta especial con el fin de recuperar sus fuerzas.

1 comment Category: La salud

1 comment on Lipoma en perros:

  1. Brenda noviembre 26, 2015 9:21 pm

    Mi perrita amaneció con una bola en su cola Y le da molestias cuando quiere hacer popo como puedo ayudarla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *