Gusanos de vejiga en los perros

Los gusanos de vejiga en perros

Aunque es raro, algunos perros y gatos pueden desarrollar infecciones por gusanos de vejiga. Siga leyendo para saber más acerca de esta enfermedad en los caninos.


Como en el caso de los humanos, los perros también pueden infectarse con gusanos. Hay muchos diferentes tipos de gusanos del perro y los más comunes entre ellos son parásitos intestinales, como gusanos, lombrices y gusanos látigo. Los perros también son propensos a infectarse con los parásitos, que se encuentran en el interior de los vasos sanguíneos y el corazón. Si bien estos son los tipos más comunes de gusanos del perro, hay algunos parásitos caninos que se encuentran raramente. Un gusano de tal tipo es Capillaria plica (También conocido como Pearsonema plica), que se conoce como el gusano de vejiga.

¿Cuáles son los gusanos de vejiga?

Como el nombre dice correctamente, son parásitos que se encuentran en la vejiga urinaria del perro. En algunos casos, estos gusanos se encuentran en los riñones y los uréteres también. Aún así, estos nemátodos parásitos están distribuidos por todo el mundo, pero se encuentran principalmente en América del Norte, Europa, Asia y África. Los gusanos de vejiga se encuentran sobre todo en los animales salvajes, especialmente los zorros. Es raro encontrar a estos parásitos en perros domésticos. Aunque es poco frecuente, algunos perros domésticos pueden desarrollar esta infección. Los perros que se mantienen en perreras son más propensos a desarrollar infecciones por el gusano de vejiga.

Los gusanos de vejiga en perros tienen un cuerpo de color amarillento. Estos parásitos tienen cuerpos como hilo con una longitud máxima de sesenta milímetros. Los huevos de este nemátodo son expulsados ​​fuera del cuerpo del anfitrión a través de la orina de este último. Estos huevos son casi incoloros y tienen una cáscara picada. Los huevos son ingeridos por las lombrices de tierra (anfitrión intermediario) y se encuentran dentro del cuerpo de los gusanos hasta que se desarrolla la primera etapa larval del gusano de vejiga. Si el anfitrión mamífero ingiere la lombriz de tierra en esta etapa, las larvas mudan sucesivamente, entran en el sistema circulatorio y llegan a los riñones, la vejiga y los uréteres del anfitrión. Allí, se mudan a la cuarta etapa y luego se reproducen. Los huevos son expulsados ​​de nuevo a través de la orina del anfitrión y el ciclo de vida del gusano de la vejiga continúa. Se dice que la ingestión de alimentos infectados o lombrices de tierra / agua contaminada con huevos Capillaria plica puede llevar a la infección de gusanos de vejiga en perros.

Signos de los gusanos de vejiga en los perros

Uno de los hechos interesantes acerca de estos gusanos en la vejiga del perro es que en la mayoría de los casos, no se ha encontrado que causen algún síntoma. En caso de infestaciones graves, el perro puede desarrollar síntomas que se asemejan a los de la infección urinaria. En tales casos, el perro infectado puede experimentar dolor al orinar y la incontinencia urinaria. Incluso la polaquiuria (micción frecuente) y hematuria pueden desarrollarse en estos perros. Otros síntomas incluyen inflamación de la vejiga y proteinuria. A veces, los uréteres también pueden desarrollar inflamación. La presencia de huevos de los gusanos de vejiga en el sedimento de la orina es una indicación de infección. Las células epiteliales en la orina pueden ser detectadas a través de análisis de orina. Tales medicamentos como ivermectina, levamisol, fenbendazol o albendazol se utilizan para tratar la condición. El tratamiento no es necesario ya que esta infección es una auto-limitante. Esto no es aplicable para aquellos perros con posibilidades de reinfección. A pesar de que la dosis correcta de la ivermectina es eficaz en el tratamiento de esta infección, no es aconsejable para ciertas razas de perros, como los Collies. Por lo tanto, el modo correcto de tratamiento será decidido por el veterinario.

Aunque, la infección de gusanos de vejiga es poco frecuente en los perros domésticos, siempre es mejor tomar unas medidas de precaución. Asegúrese de que el área donde mantiene a su mascota esté limpio y desinfectado adecuadamente. Deshágase de las lombrices de tierra en la zona. En el caso de los perros en perreras al aire libre, proporcione una malla de alambre (ligeramente por encima del nivel del suelo) en la parte inferior para evitar la ingestión de lombrices de tierra. Si encuentra alguno de estos síntomas en su mascota, lleve al perro al veterinario y dele el tratamiento adecuado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *