Síntomas de demencia en los perros

La demencia o el síndrome de disfunción cognitiva es un problema de salud grave que afecta a los perros de edad avanzada. Éstos son algunos de los síntomas de demencia comunes en los perros que pueden ayudar a identificar la enfermedad a tiempo y proporcionarle al perro una atención médica adecuada.


¿Ha visto a su perro todo aburrido y somnoliento como si hubiera perdido el gusto por la vida? No sólo ha dejado de saludarle con gozo en la puerta, sino que también ha olvidado los viejos trucos. Bueno, esto podría ser el resultado de la demencia o el síndrome de disfunción cognitiva (SDC), que por lo general ocurre por el envejecimiento de los perros. Aunque la mayoría de nosotros hacemos caso omiso de los síntomas de la demencia aparente en perros como parte del proceso normal de envejecimiento, es importante recordar que los síntomas de la enfermedad no se producen por la edad de los perros.

La demencia canina o la demencia senil en los perros es a veces comparada con la enfermedad de Alzheimer en humanos. Por lo general se produce como consecuencia de la vejez, cuando el cerebro comienza a acumular la amiloide beta, una proteína que daña los nervios. Al aumentar esta acumulación, el almidón como la proteína causa placa en el cerebro que inhibe la transmisión de señales neurológicas. Esto lleva a una progresiva disfunción cognitiva más severa o demencia en su perro. La enfermedad también se conoce como el “síndrome del perro viejo,” “envejecimiento del cerebro“, o ”senilidad“. Éstos son algunos de los síntomas comunes de demencia en los perros.

Identificación de los síntomas de demencia del perro

Desorientación: Uno de los signos más comunes de demencia canina es una sensación de desorientación o la “mirada perdida” en su perro. Ellos pueden mostrar una amplia variedad de atributos de comportamiento inusual, incluyendo:

  • El perro no responde a su nombre o comandos conocidos.
  • Se ve pegado detrás de los muebles o en las esquinas.
  • Parece perdido o confundido en un entorno familiar.
  • Camina en círculos compulsivamente.
  • Mira fijamente a las paredes o al vacío.

Los perros que sufren de demencia suelen repetir ciertas acciones una y otra vez y olvidar las fronteras, como patios, luego pasean por delante de ellos y se pierden.

Irritabilidad y apatía: A medida que la demencia progresa se puede observar los cambios en el comportamiento del perro. Su mascota se vuelve más y más “anti-social” porque ya no recibe a los amigos y familiares ni busca caricias, elogios y afecto. Usted puede encontrar que su perro simplemente se aleja al ser acariciado. Todos los intentos de mostrar afecto sólo pueden fracasar ya que el perro tiende a aislarse. Además, será cada vez más irritado y molesto, especialmente cerca de los niños.

Cambios en los hábitos de sueño: La demencia canina también afectará los hábitos de sueño de los perros ya que mostrarán tales síntomas como insomnio. La mayoría de las veces, en lugar de dormir simplemente pasean o, por otro lado, están casi constantemente dormidos. A veces tienen el día y la noche invertidos, por lo que terminan durmiendo por la mañana y están despiertos toda la noche.

Si su perro padece demencia entonces tenga cuidado con los “accidentes” en la casa. Muchas veces, esto se debe a una pérdida física de la vejiga y una pérdida de control de movimiento del intestino. Los perros también a veces piden que se les dejen fuera y a menudo se olvidan la razón para estar allí y vuelven a casa a dormir en la alfombra, debajo o detrás de los muebles.

Se observa que los perros de razas grandes son más propensos a la demencia que los perros pequeños. Sin embargo, se observa que uno de cada tres perros se ve afectado por la enfermedad. Si usted cree que su perro tiene demencia entonces lo mejor es consultar a un veterinario lo antes posible. Una vez que las pruebas de diagnóstico se realicen el médico será capaz de distinguir la demencia de otros problemas de salud del perro relacionados con síntomas similares, como la hidrocefalia, encefalitis, insuficiencia renal o cardíaca y las infecciones del tracto urinario. Basándose en esto, el médico puede recomendar unas opciones de tratamiento como los ejercicios de modificación de conducta o un tratamiento farmacológico específico.

La demencia en los caninos es una enfermedad confusa y alarmante porque no existe una cura para ella. Sin embargo, la identificación de los síntomas de la demencia en los perros puede permitir una oportunidad para que la enfermedad pueda ser controlada y mejorar la capacidad cognitiva durante el envejecimiento de su perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *