Síntomas de la gripe canina

Los perros infectados por el virus de la influenza pueden presentar varios síntomas tales como resfriado, tos y secreción nasal. Muchas veces, los síntomas de la gripe también pueden parecer algo similares a otra condición, conocida como la tos de las perreras. Obtenga más información acerca de la gripe canina, sus síntomas y tratamiento en este artículo.


La influenza canina o gripe del perro es causada por el virus de la gripe A, que se conoce como H3N8. Se trata de un virus que se encuentra en el aire y por lo tanto, generalmente se transmite por la tos o los estornudos. Este virus altamente contagioso también puede propagarse a través del contacto directo con las secreciones nasales del perro afectado. Por lo tanto, un perro sano puede fácilmente ponerse en contacto con el virus de la influenza. Casi todos los perros expuestos a este virus se infectan, ya que no tienen una inmunidad natural al virus. La gripe generalmente no es un problema de salud muy serio. Los perros infectados con el virus de la influenza canina por lo general se recuperan en poco tiempo. Sin embargo, el perro afectado puede experimentar varios síntomas de gripe, hasta que se recupere completamente.

Síntomas de la gripe canina

Los síntomas de la gripe del perro imitan los síntomas de una de las enfermedades del perro muy comunes, conocida como la tos de las perreras. Por lo tanto, los síntomas de esta condición a veces pueden ser confundidos con la tos de las perreras. Sin embargo, la tos causada por la gripe dura más tiempo que la tos típica de las perreras, y puede ir acompañada por otros síntomas. Por lo general, los síntomas de la gripe del perro aparecen de 2 a 5 días a partir de la exposición inicial al virus. A veces, un perro infectado puede no mostrar ningún signo de infección, pero sigue siendo contagioso y por lo tanto, puede propagar el virus durante varios días o semanas. Muchas veces, la infección bacteriana secundaria también puede desarrollarse, lo que puede causar neumonía. Pero, por lo general estos síntomas son leves. Los síntomas más comúnmente observados de la gripe canina son:

  • Tos persistente
  • Estornudos
  • Nariz que moquea
  • Ojos llorosos
  • Secreción nasal de color amarillo o verde
  • Deshidratación
  • Pérdida de apetito
  • Debilidad
  • Letargo
  • Fiebre
  • Respiración rápida y superficial
  • Dificultad para respirar
  • Infección bacteriana secundaria o neumonía

Tratamiento para la gripe canina

La influenza canina no es una enfermedad grave, y la mayoría de los perros infectados por el virus de la gripe se recuperan en pocas semanas. Sin embargo, la condición puede ser grave para los cachorros, perros débiles o viejos, y los perros con un sistema inmunológico débil. Estos perros son más propensos a las infecciones bacterianas secundarias, y las complicaciones asociadas. Por lo general, los veterinarios utilizan antibióticos para el tratamiento de la gripe, con el fin de prevenir la infección bacteriana secundaria.

Si la gripe canina no es muy grave, y es acompañada de tos y otros síntomas leves de gripe, entonces se puede manejarla fácilmente. Los supresores de la tos se recomiendan generalmente para controlar la tos asociada con la gripe del perro. Los perros suelen llegar a tener fiebre de bajo grado, en el caso de una infección leve. Pero, si desarrollan fiebre alta, entonces puede ser un indicador de infección secundaria. En tal situación, una inmediata hospitalización puede ser requerida. Los perros con fiebre alta también pueden requerir la administración intravenosa de fluidos y antibióticos. Recientemente, una vacuna ha sido elaborada para prevenir la influenza canina. En junio de 2009, la vacuna contra la gripe de perro por primera vez fue aprobada por el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA),  y El Servicio de Inspección Sanitaria (APHIS).

La tasa de mortalidad de la gripe del perro es muy baja, alrededor de un 5%. La raza de perro más afectada es el perro galgo. Con el fin de evitar la propagación de esta enfermedad contagiosa, los dueños de mascotas deben estar un poco atentos. Deberían tener más cuidado con los cachorros, ya que son más propensos a infectarse con las complicaciones asociadas a la influenza canina. Se debe mantener un ojo en sus perros, y tomar todas las medidas posibles para mantenerlos alejados de cualquier perro con tos y gripe.

Del mismo modo, también es importante mantener a su perro lejos de otros perros, si muestra algún signo de influenza. Si observa alguno de estos síntomas, entonces asegúrese de informar inmediatamente a un veterinario. En tal situación, no lleve a su perro a cualquier lugar donde hay otros perros. Esto ayudará a prevenir la transmisión de las enfermedades. Por último, junto con el tratamiento adecuado, también es esencial dar a su perro alimentos saludables, para asegurar una recuperación más rápida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *