Síntomas de infección del oído del perro

Una inflamación y enrojecimiento de la oreja junto con una secreción amarilla y maloliente son algunos de los síntomas comunes de la infección del oído en perros. Siga leyendo para saber más acerca de sus diversas causas, síntomas y tratamiento.


Siendo uno de los problemas comunes de salud del perro, la infección del oído puede causar dolor severo e inflamación de la oreja. Los perros pueden sufrir de tres tipos de infección del oído: la otitis externa o infección del oído externo, la otitis media o infección del oído medio y la otitis interna o infección del oído interno. Por lo general, la infección del oído externo puede ser tratada fácilmente y no se considera como una enfermedad grave, mientras que la infección del oído medio e interno puede presentar algunas complicaciones graves. Si la infección del oído interno se propaga y afecta el sistema nervioso central, también puede resultar en la muerte del animal afectado.

Causas de la infección del oído canino
Varios factores pueden ser responsables de este problema en los perros. Pueden ser ácaros del oído, que son más comúnmente asociados con la infección del oído externo o un crecimiento excesivo de bacterias, hongos o levaduras en el oído. Incluso las alergias a los alimentos, alergias a las pulgas, acumulación excesiva de cerumen pueden causar esta infección en los perros. Muchas veces, el agua puede entrar en el oído de los perros mientras nada, y, finalmente, crea un ambiente húmedo en el interior de la oreja, favorable para la proliferación de bacterias y hongos. Se ha observado que esta condición es más común en ciertas razas de perros como cocker spaniels, por sus orejas largas, y la presencia del exceso de piel en el interior del oído.

Signos de infección del oído canino
Estos síntomas pueden variar considerablemente dependiendo de la gravedad de la infección, y de qué parte de la oreja ha sido afectada. Como se ha mencionado ya, las infecciones del oído medio e interno son más graves por su naturaleza, y por lo tanto producen síntomas más serios.

  • Un enrojecimiento o sensibilidad a menudo acompañan esta condición. Una hinchazón e inflamación también puede estar presente, junto con un mal olor y secreción amarilla.
  • La comezón a menudo obliga a los perros afectados a rascarse o frotarse las orejas con frecuencia. La comezón puede ser un importante indicador de infección bacteriana o la presencia de ácaros del oído.
  • Frecuentes temblores y la inclinación de cabeza pueden indicar, que el perro está tratando de deshacerse de algo en su oído. Podría ser cualquier cosa, desde objetos atrapados como hierba, agua o cerumen excesivo producido durante la infección en el oído, todo lo cual puede obligar al perro a sacudir vigorosamente la cabeza.
  • Si la infección se extendió al oído medio e interno del perro, el perro puede presentar problemas de equilibrio. Generalmente una infección leve del oído externo no causa problemas de equilibrio y, por tanto, puede ser considerada como un síntoma de infección severa del oído.

Tratamiento de la infección del oído canino
Su tratamiento depende generalmente de las causas subyacentes. Mantener la higiene y limpieza del oído correcta con desinfectantes puede ayudar a tratar o controlar las infecciones moderadas del oído. Si las bacterias son el agente causante, a continuación, junto con la limpieza adecuada, se requiere la aplicación de gotas antibacterianas. De manera similar, para el tratamiento de la infección fúngica, pueden ser utilizados los ungüentos antimicóticos. Junto con estos medicamentos, se puede utilizar en el tratamiento algunos remedios caseros simples como el vinagre de sidra de manzana y el ajo. Ellos pueden ayudar a inhibir el crecimiento de bacterias y hongos en el oído. Sin embargo, si la infección es de carácter grave, entonces es mejor buscar el consejo de un veterinario experto.

La identificación de estos síntomas puede desempeñar un papel crucial en el diagnóstico y el tratamiento oportuno de la condición. Para prevenir las recidivas posteriores de esta infección, el dueño de la mascota debe ser muy particular sobre el cuidado adecuado del perro con la limpieza del oído y el mantenimiento regular de la higiene general. Esto es especialmente aplicable a las razas de perros que tienen orejas, y las que les gusta nadar mucho. Sin embargo, mientras limpia las orejas, asegúrese de no introducir bastoncillos profundamente en el interior de la oreja. Esto puede dañar las partes internas de la oreja. Asimismo, asegúrese de ajustar periódicamente el presente exceso de pelo en el oído de su perro, con el fin de asegurar la adecuada ventilación y evitar la extensión de bacterias y hongos en esa zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *