Problemas renales en perros

El envejecimiento, infección, toxicidad, etc. son algunos de los factores principales que pueden afectar el funcionamiento normal de los riñones de su perro.


Su perro muestra algunos signos y síntomas específicos cuando sufre de problemas renales. Estos son el aumento del consumo de agua, aumento o disminución de la micción, presencia de sangre en la orina, disminución de apetito, vómitos, diarrea, pérdida de peso, pelaje pobre e inactividad física. Hay varios factores que pueden ser responsables de los problemas renales en perros.

¿Qué causa problemas renales en los perros?

Puede haber muchos factores que pueden causar problemas renales en perros. El primero entre ellos es la edad. A medida que su perro crece en edad, la capacidad de su riñón para desempeñar sus funciones disminuye. Esta disminución es más notable en algunos perros. En segundo lugar, el riñón puede infectarse con microorganismos como virus, bacterias y hongos. Un riñón infectado a menudo  desarrolla inflamación, lo que afecta aún más su funcionalidad. Como en los humanos, el cuerpo de un perro también proporciona refugio a los parásitos. Su actividad se mantiene usualmente suprimida por el sistema inmunológico del cuerpo. Pero cuando el sistema inmune no lo hace, los parásitos causan estragos en el cuerpo.

Su perro pudo ingerir algo que es tóxico o alérgico para su cuerpo, especialmente para los riñones. Tal sustancia puede ser un medicamento, agentes de limpieza de suelos, etc. Hay una complicación médica que implica la deposición de un cierto tipo de proteína en el riñón. La amiloidosis es el término médico para describir la condición. Otras causas de los problemas renales en los perros son problemas autoinmunes, enfermedades congénitas, genéticas y traumas.

¿Cómo tratar los problemas renales en los perros?  

Mientras sufre de problemas renales, un perro produce poca o ninguna orina. Tal condición es fatal para la vida. Sin embargo, el problema del mal funcionamiento del riñón puede curarse por tratamientos médicos.

Con el fin de conseguir el tratamiento efectivo de su amigo canino, usted debe llevarlo a un veterinario lo antes posible. Los veterinarios determinan la causa subyacente mediante la realización de algunas pruebas diagnósticas que incluyen cultivo de orina, ecografía, etc. Puede utilizar la terapia de fluidos para mejorar la condición de su perro. Se trata de la administración de líquidos por vía intravenosa en el cuerpo de su perro. Esto corrige la deshidratación y las anormalidades de electrolitos. La administración periódica de líquidos por vía subcutánea puede ayudar en el mantenimiento de un estado hidratado en el cuerpo de su perro.

El veterinario puede prescribir cualquiera de los alimentos terapéuticos para perros o hechos en casa que son de fácil digestión y bajos en proteínas y fósforo, mientras su perro está en tratamiento. Estos alimentos son muy eficaces en la curación de problemas renales, ya que reducen la cantidad de desechos metabólicos que el riñón tiene que procesar. El veterinario puede tomar la ayuda de antibióticos y antitoxinas para tratar problemas renales en su mascota. Los antibióticos ayudan al sistema inmunológico del cuerpo a combatir la infección que causan las bacterias en caso de infección en los riñones. El etanol o medicamentos basados ​​en él se utilizan como antitoxinas para desintoxicar los riñones.

Los problemas renales en los perros son los problemas de salud que necesitan asistencia médica para la recuperación. Es poco lo que puede hacer en casa para mejorar el estado de su perro. Para mantenerlo sano,  observe los signos de problemas renales que figuran en la parte superior de este artículo. Si observa la presencia de estos síntomas en su perro, llévelo inmediatamente a un veterinario para asistencia necesaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *