Síndrome de accidente cerebrovascular canino

Los perros también pueden desarrollar accidente cerebrovascular, una enfermedad que es común en los seres humanos. Vaya a través de este artículo para obtener alguna información sobre el accidente cerebrovascular en los perros.


Todos sabemos que un accidente cerebrovascular es una enfermedad mortal en los seres humanos, si no se diagnostica y no se trata a tiempo. Incluso los perros pueden desarrollar accidente cerebrovascular, pero la enfermedad no es fatal en perros, en comparación con los seres humanos. Los síntomas del accidente cerebrovascular en los perros también difieren, en comparación con los signos de accidente cerebrovascular en los seres humanos. A pesar de que es una enfermedad rara en los perros, siempre es mejor detectar y tratar el accidente cerebrovascular canino a la mayor brevedad, a fin de evitar posibles complicaciones.

El accidente cerebrovascular canino se clasifica básicamente en dos tipos: isquémico y hemorrágico. En caso del accidente cerebrovascular isquémico, el suministro de sangre a ciertas partes del cerebro se ve afectado debido a una arteria bloqueada. La rotura de la arteria es la razón de dicho suministro sanguíneo bloqueado en un accidente cerebrovascular hemorrágico, lo que resultará en daño a los tejidos del cerebro, lo que afecta varias funciones vitales del cuerpo. Esto da lugar a diferentes síntomas de accidente cerebrovascular en los perros. Así, una idea básica sobre los diversos aspectos de esta enfermedad canina será beneficiosa para los dueños de perros de compañía.

¿Qué causa el síndrome de accidente cerebrovascular canino?

También conocido como accidente cerebrovascular (ACV) o un ataque isquémico transitorio (AIT), el accidente cerebrovascular canino es una enfermedad grave que puede causar daño cerebral y otras complicaciones. Ahora usted sabe que esta enfermedad es causada por un riego sanguíneo bloqueado a ciertas partes del cerebro y esto podría ser debido a una arteria obstruida o rota. Hay ciertas condiciones médicas que hacen que un perro esté predispuesto a un derrame cerebral. Estas incluyen la enfermedad de Cushing, enfermedad cardíaca, diabetes, problemas hepáticos, trastornos de la tiroides, tumor cerebral y la hipertensión. Aunque la ingestión de veneno para roedores también puede provocar un accidente cerebrovascular en los perros. Otras causas incluyen lesiones en la cabeza o traumas, vermes pulmonares, etc.

Mientras que, en la mayoría de los casos, el daño cerebral causado por una apoplejía es irreversible, el tratamiento para la enfermedad subyacente ayudará al perro a recuperarse de los síntomas. Hay otro problema de salud canino que se diagnostica a menudo como un derrame cerebral. Este es el síndrome canino vestibular, que es causado por la inflamación de los nervios que conectan el oído interno con el cerebelo. Pero, en este caso, el daño cerebral no sucederá. Por lo tanto, el diagnóstico adecuado es muy importante. En comparación con los humanos, los perros no desarrollan síntomas potencialmente mortales del accidente cerebrovascular y la recuperación es también mucho más rápida.

Síntomas de accidente cerebrovascular canino

Uno de los síntomas más comunes del síndrome de accidente cerebrovascular canino es la inclinación de la cabeza hacia un lado. El perro también puede inclinarse hacia ese lado al caminar. También se ha observado que tales perros comen la comida de un lado de la taza. Las extremidades del animal pueden parecer débiles y pueden fallar y caer al caminar. Los perros también pueden empezar a moverse en círculos y mostrarán un cambio en el comportamiento. Otros síntomas de accidente cerebrovascular canino incluyen la pérdida de control sobre la vejiga y los movimientos intestinales, depresión, confusión, convulsiones y problemas de visión. En casos severos, los síntomas, como parálisis y pérdida de visión también pueden ocurrir. En resumen, la naturaleza y la gravedad de los síntomas pueden variar según la gravedad de la condición y la naturaleza de las partes afectadas del cerebro.

¿Cómo se trata el síndrome de accidente cerebrovascular canino?

El tratamiento de un accidente cerebrovascular canino también puede variar con la condición subyacente. Si la causa subyacente es detectada, el tratamiento se proporciona para la misma, así como para prevenir la ocurrencia de un accidente cerebrovascular en el futuro. Aparte del tratamiento sintomático (como medicinas para las anti convulsiones), el perro afectado también puede tomar medicamentos antiinflamatorios para reducir la hinchazón de los tejidos cerebrales dañados. La terapia intravenosa y los cuidados de apoyo también se proporcionan para estos perros. En comparación con los humanos, los perros tienen grandes posibilidades de recuperación de un accidente cerebrovascular. Pero, en caso de daños graves a las partes vitales del cerebro, la recuperación completa puede no ser posible. De lo contrario, la atención de apoyo es todo lo que se necesita para que el perro vuelva en buena forma.

Para concluir, el síndrome de accidente cerebrovascular canino es una enfermedad que es rara en los perros. Sin embargo, existen posibilidades de que los perros desarrollen un derrame cerebral que a veces puede dar lugar a síntomas severos y debilitantes. Por lo tanto, siempre es recomendable llevar a su perro al veterinario tan pronto como usted note cualquier síntoma. El diagnóstico y el tratamiento precoz son siempre beneficiosos para una rápida recuperación. Este artículo sirve sólo para fines informativos y no debe ser utilizado como un sustituto del consejo médico experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *