Síntomas de accidente cerebrovascular en los perros

Como los humanos, los perros también podrían ser afectados por un derrame cerebral. En este artículo se proporciona información sobre las causas y los síntomas de un derrame cerebral en los perros.


El accidente cerebrovascular es una condición médica en la que hay síntomas neurológicos angustiantes debido a la interrupción del suministro de sangre a una parte del cerebro. Esta condición también puede afectar a los perros. Aunque esta condición no se observa comúnmente en los perros, puede ocurrir como resultado de una enfermedad subyacente.

Síntomas

Un derrame cerebral puede llevar a un deterioro repentino en la salud del perro. Éstos son algunos de los síntomas comunes que son indicativos de un accidente cerebrovascular canino:

  • Un derrame cerebral puede causar la inclinación de la cabeza hacia un lado
  • El perro puede girarse en sentido contrario al ser llamado
  • Pérdida de equilibrio
  • Repentinos cambios de comportamiento
  • Letargo
  • Dar vueltas y caer muy a menudo
  • Dificultad para caminar
  • Pérdida de control sobre la vejiga y el intestino
  • Vómitos
  • Los ojos pueden rodar hacia atrás y adelante
  • Confusión
  • Pérdida de visión

Causas

Los accidentes cerebrovasculares caninos se clasifican en dos tipos: isquémicos y hemorrágicos. El accidente cerebrovascular isquémico se produce cuando hay una falta de suministro de sangre al cerebro. Esto podría ser debido a la formación de un coágulo de sangre o bloqueo que impide que la sangre llegue al cerebro. La hipertensión, diabetes, obesidad, tumores o condiciones médicas asociadas con el corazón, el riñón y el hígado podrían aumentar el riesgo del accidente cerebrovascular isquémico. Por otra parte, un accidente cerebrovascular hemorrágico ocurre cuando los vasos sanguíneos en el cerebro se rompen causando filtración de sangre. Una lesión traumática, vasculitis, gusano de pulmón, tumor cerebral o anormalidades en los vasos sanguíneos y en el cerebro podrían aumentar el riesgo de este tipo de accidente cerebrovascular. Tal fuga de sangre podría afectar adversamente el suministro de sangre al cerebro. Los síntomas físicos y neurológicos aparecen cuando la sangre enriquecida con nutrientes y el oxígeno no alcanza el cerebro. Los bulldogs y pugs son más susceptibles a tal condición. Se cree que sus vías respiratorias estrechas aumentan el riesgo de accidentes cerebrovasculares. Por lo tanto, las precauciones adicionales deben ser tomadas por las personas que tienen tales tipos de perros como mascotas. Los perros muy viejos y muy jóvenes también son susceptibles a golpes.

Tratamiento

No hay mucho que se puede hacer en el hogar para el tratamiento del accidente cerebrovascular en los perros. Por lo tanto, lleve a su perro a un veterinario sin perder tiempo. Lo que se puede hacer en el hogar es dar la alimentación adecuada y todo lo que puede mejorar la calidad de vida de su perro. Por lo tanto, si usted observa cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente en su mascota, lo mejor sería llevar a su perro al veterinario. Los exámenes de diagnóstico como la tomografía computarizada y la resonancia magnética sin duda pueden ayudar a identificar la causa subyacente. A pesar de que los daños causados ​​por esta condición podrían ser irreversibles, los dueños de mascotas pueden al menos hacer los cambios necesarios y tomar medidas para prevenir otro accidente cerebrovascular en el futuro. Una vez que la condición médica subyacente sea identificada, el veterinario puede recomendar la mejor opción de tratamiento. El pronóstico del ictus es definitivamente mejor en los perros que en los seres humanos. El perro afectado puede ser capaz de recuperar sus funciones motoras en unas pocas semanas. Sin embargo, el tiempo de recuperación de un perro podría variar dependiendo de la intensidad del accidente. Una vez que el perro ha tenido un accidente cerebrovascular, los dueños deben estar dispuestos a aceptar los cambios de comportamiento y ayudar al perro.

Siempre es mejor prevenir que curar. Así pues, lleve a su perro para chequeos regulares. Varias enfermedades pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular canino, así que asegúrese de dar a su perro un buen alimento de calidad. El ejercicio también es importante, así que asegúrese de que su perro se mantenga activo. Esto ayudará a reducir el riesgo de obesidad. Si el perro recibe un tratamiento adecuado sin demora alguna, puede recuperarse completamente en cuestión de semanas y puede vivir una vida sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *